4.24.2013

Sin

Me gustas oscura.
Mientras dibujas tus miedos sobre el vaho de mi ventana apenas consciente de que por cada trazo de tus yemas, mis fantasmas descubren una parte más de tu cuerpo desnudo.

Es casi un juego
a pesar de la plena conciencia.
Juguemos a pintar cada uno de tus demonios en las líneas de tu espalda. Un par de alas negras encadenadas a un mundo al que no pertenecen. Demasiado físico, demasiado terrenal, demasiado simple.
Eres un pájaro pequeño y precioso.

Quiero mirarte
sin jaula y sin cadena.
Oírte revolotear y cazarte de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada